Pepa Muñoz: la chef que ha revolucionado las gastronomía con su amor al tomate

Es una apasionada de los fogones que con tan solo once años ya cocinaba al lado de su padre

A sus 52 años, Pepa Muñoz, propietaria del prestigioso restaurante el ‘Qüenco de Pepa’ que cuenta con una Estrella Michelín, es, además de una reconocida y premiada chef, la responsable en España de World Central Kitchen, la ONG del chef José Andrés nacida en 2010 y que, en situaciones de catástrofes como la pandemia o el volcán de La Palma, se vuelca en la ayuda a los afectados.

Así mismo, Muñoz es la primera presidenta de la Federación de Asociaciones de Cocineros y Reposteros de España (Facyre), cargo en el que sucedió al imprescindible chef Mario Sandoval propietario del restaurante ‘Coque’ que cuenta con dos estrellas Michelin.

Pepa Muñoz ha demostrado a lo largo de su reconocida trayectoria ser uno de los más importantes referentes en la gastronomía española. Vino al mundo en Madrid el año 1969 y ya desde niña fue una apasionada de los fogones. Con tan solo nueve años limpiaba a diario calamares y boquerones en el negocio de restauración familiar y con once cocinaba al lado de su padre, Pepe, al que también acompañaba en los catering que daba por toda España, sobre todo a los equipos de rodaje  de grandes directores como Mario Camus, Pilar Miró o Carlos Saura.

Siempre inquieta, autodidacta pero asistiendo a los mejores eventos y congresos de gastronomía nacionales e internacionales, es en 2003 cuando, junto a su socia y esposa Mila Nieto, pone en marcha su particular interpretación de la gastronomía en el actual ‘Qüenco de Pepa’.

La máxima preocupación de Pepa es controlar el origen del producto cuidando siempre la sostenibilidad y por lo tanto respetando las temporadas. Para ello está constantemente en contacto directo con el agricultor, setero, pescador y ganadero, lo que facilita lo anterior y hace posible que ‘Qüenco de Pepa’ se caracterice y reconozca por la excelencia de sus productos.

Pepa Muñoz encuantra la confianza sin límites de sus clientes en una selección de alimentos que realiza con mimo, con cariño y siempre pensando en ellos. Su leitmotiv es ese, generar confianza, hacer que el cliente respire la dedicación que hay detrás de cada plato, pensado para el placer de los sentidos y siempre cuidando de nuestra salud porque, como explica Mila Nieto, «La salud se come».


El tomate Rosa

Pero aparte de todo lo anterior está apasionada del producto tiene un particular amor por el tomate y su restaurante presume, con razón, de servir los mejores tomates premium.

Todo empezó al encontrar unas semillas de tomate que habían caído en desuso por considerarlo improductivo. El tomate en cuestión se dejó de sembrar porque era muy grande y tenía mucha merma pero Pepa y Mila fueron al pueblecito segoviano de Martín Muñoz de las Posadas para visitar a su hortelano y este les facilitó las semillas de esta variedad que guardaba su abuelo y que produce un fruto de gran tamaño, peso y aspecto desigual, pero de gran sabor y valor gastronómico.

Merma aparte, el cultivo de este tomate ha revolucionado de tal modo la gastronomía que incluso una importante cadena de supermercados, Lidl, se alió con la ‘Chef del Tomate’, para lanzar un gazpacho bajo la marca ‘Origen y Tradición’, el único elaborado con tomate Rosa y cuya receta apuesta por ingredientes de origen nacional.

De hecho, el gazpacho de Pepa Muñoz está elaborado con tomate Rosa, pimientos Lamuyo de Almería, ajo de las Pedroñeras, cebolleta y Aceite de Oliva Virgen Extra Picual de Andalucía.

Artículo de Antonio Castillejos para 65 y Más

Siempre he sido una persona inquieta, curiosa y apasionada por las cosas que me gustan de verdad. Llevo más de 20 años trabajando para que producto, cocina y cocineros hagan lo que mejor saben hacer: hacerme muy feliz. ¿Cómo?. Con otra de mis grandes pasiones: el marketing ya sea online como offline y la comunicación donde durante mi experiencia laboral he gestionado proyectos de comunicación y marketing, que me ha permitido enriquecer mis conocimientos, desarrollar una gran capacidad de adaptación a cambios y tener una amplia visión 360º.. Por eso estoy acostumbrada y más me encanta -porque nos vamos a engañar trabajar con periodistas, diseñadores, comerciales, empresas y creativos. La única condición -irrenunciable e innegociable- es que a todos nos una la misma pasión y dedicación por la gastronomía para conseguir siempre los mejores resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.